CÓMO ABRIR UNA PUERTA CON UN CLIP

¿Se puede abrir una puerta con un clip? Si has llegado hasta aquí, es porque seguramente has escuchado a alguien que asegura haber abierto una puerta con tan solo un clip, ese insignificante objeto de papelería que usamos para que no se nos traspapelen los documentos, y, reconócelo, eres un escéptico, no te has creído ni una palabra, pero, aun así, desde entonces no dejas de darle vueltas a esa posibilidad, porque además de escéptico, eres un curioso empedernido, y estás día a día con el “run run” del clip. Pues bien, vamos a sacarte de dudas. A tu pregunta de si se puede abrir una puerta con un clip, la respuesta es sí, sí se puede, de hecho es algo fácil y muy simple, y vamos a contarte cómo hacerlo.

¿Se puede abrir cualquier puerta con un clip? No, nos pasemos, es un simple clip, podemos abrir una puerta, pero no cualquier puerta, una cerradura de seguridad no podría abrirse nunca solo con una herramienta tan básica como esta, necesitaríamos algo más. Entonces ¿qué tipo de puertas podemos abrir con este pequeño utensilio? Cualquier puerta sencilla, con una cerradura básica, como las puertas interiores por ejemplo, las puertas de los patios, o exteriores pero con cerraduras antiguas.

¿Qué herramientas necesitamos, además del clip, para abrir la puerta? Tan solo el clip, no vamos a necesitar nada más. Nos sirve cualquier tipo de clip, siempre que no sea muy pequeño, de hecho, cuanto más grande mejor, porque nos dará mucho más juego a la hora de hacer la maniobra. Es igual que sea de los forrados de colores o no, el caso es que sea un clip de los medianos o de los grandecitos.

¿Por qué un clip? Bueno, esto es simple, en realidad lo que se necesita es un alambre, o algo similar. Necesitamos que nuestra herramienta sea fina, con un largo aceptable, resistente pero flexible, es decir, moldeable, ya que lo que vamos a hacer con ella es fabricar una especie de gancho. Un alambre sería perfecto, pero lo cierto es que no todo el mundo cuenta con un alambre en casa, y mucho menos en cualquier habitación en la que te hayas quedado encerrado de forma inesperada (nadie se queda encerrado queriendo). Por este motivo es por el que se habla de abrir una puerta con un clip. Es fácil que cualquier persona tenga un clip en su casa, y más si te quedas encerrado en tu habitación, por ejemplo, o siempre es más fácil que te pasen un clip por debajo de la puerta que cualquier otro tipo de herramienta, ya que no cabría. Es un objeto fácil de obtener en situaciones inesperadas como esta.

¿Se puede abrir tanto desde dentro como desde fuera con un clip? Cuidado con este punto, podemos abrir la puerta con un clip, siempre que el pestillo o resbalón, es decir, la pieza de la cerradura que encaja en el agujero del marco de la puerta, tenga la parte recta hacia nosotros y la parte curva hacia el otro lado de la puerta. Esto es imprescindible, si lo que tenemos mirando hacia nosotros es la parte curva de la cerradura, no podremos abrir con un clip desde ahí, tendría que abrirnos la persona que estuviese al otro lado de la puerta, siempre que tengamos la suerte de que haya alguien para auxiliarnos al otro lado. Si bien es cierto, a no ser que el hueco que queda al cerrar la puerta, entre el marco y la misma, sea lo bastante grande como para ver de qué lado está ese resbalón o pestillo, es complicado saber a ciencia cierta si tenemos la parte recta hacia nosotros o hacia el otro lado, ya que, después de comprobarlo, se ponen indistintamente dependiendo de la estancia. Por lo que deberemos probar suerte.

¿Cómo abro una cerradura con un clip?

  • Estira el clip hasta que quede un alambre más o menos recto, recuerda que debemos utilizar un clip grande, con un mini clip nos va a ser muy complicado.
  • Ahora moldéalo hasta conseguir una especie de forma de gancho. Si el clip es bastante grande, moldéalo como un arco directamente.
  • Pasa el gancho o una de las puntas del arco por encima de la cerradura, es decir, por el hueco que tienes entre el marco de la puerta y la puerta misma, justo por encima del pestillo o resbalón. Si hemos hecho un gancho, coge el resbalón con él. Si por el contrario hemos hecho un arco, saca la punta del arco, que has introducido por la parte superior del resbalón, por la parte inferior del pestillo o resbalón.
  • Lo único que tienes que hacer es tirar hacia ti, ya sea de la punta con la que te has quedado del gancho, o por el contrario, si el clip era grande como para hacer un arco, tirar de las dos puntas que te han quedado, una por encima del resbalón, y la otra por debajo. Y la puerta se abrirá.

Llama a un cerrajero. Recuerda que lo mejor que puedes hacer si te has quedado encerrado, y esta técnica no ha dado sus frutos, es llamar a un profesional de la cerrajería para resolver el pequeño problema.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *